Contact us now
correo@atanga.es

BIM en el año 2026

BIM en el año 2026

Dentro de 10 años, todos calvos.
O mejor dicho, todos BIM managers.
BIM 2026
El bosque y los árboles

Bim Bam Boom Patrick MacLeamy of HOK delivers the keynote address for the Spring BIMForum. Renaissance Boston Waterfront Hotel on April 23, 2014.

Bim Bam Boom
Patrick MacLeamy of HOK delivers the keynote address for the Spring BIMForum at the Renaissance Boston Waterfront Hotel on Wednesday, April 23, 2014.

El esperado BOOM del BIM lleva asociado un BAh, como todo lo que se pone de moda. Se llena el carro de oportunistas y gurús por doquier. Desde la interesante jornada de Patrick MacLeamy (HOK architects) en el BIM Forum del año 2013 (Vídeo de Youtube) poco de interés ha sido a portado en el panorama de congresos y conferencias sobre BIM que nos rodea en España y muchos otros países. Disertaciones teóricas de profesionales ajenos al sector se mezclan con presentaciones comerciales en jornadas y congresos de toda índole.

BIM Guru

Pero la realidad profesional del sector de la edificación no va a sufrir una revolución por la implementación del BIM, sino simplemente una evolución natural. Se prevé para la próxima década un resurgimiento de la actividad en el sector, pero con ámbitos distintos de todo lo ocurrido en décadas anteriores. Según las previsiones del ITEC (Informe Euroconstruct) se espera solo en el sector residencial español un crecimiento del 4.1% para el año 2017.

ITEC: Producción del sector construcción: previsión por países Previsión 2016 y proyección de crecimiento anual promedio 2017-2018 a precios constantes

ITEC:
Producción del sector construcción: previsión por países
Previsión 2016 y proyección de crecimiento anual promedio 2017-2018 a precios constantes

En Europa, las previsiones para el año 2020 prevén un crecimiento del 9,98% en Europa Occidental (Euroconstruct) y estrechamente ligado a la nueva directiva 2014/24/UE sobre contratación pública en la Unión Europea y la recomendación de “garantizar o mejorar la interoperabilidad de los diferentes formatos técnicos” (Formato y Libreria IFC/IFD).

EU Public Procurement Directive (DIRECTIVA 2014/24/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 26 de febrero de 2014 sobre contratación pública y por la que se deroga la Directiva 2004/18/CE – 28.3.2014 / L 94/65) indica en su artículo 22.4 “For works contracts and design contests, Member States may require the use of specific electronic tools, such as of building information electronic modelling tools or similar. ” (“Para contratos públicos de obra y concursos de proyectos, los Estados miembros podrán exigir el uso de herramientas electrónicas específicas, como herramientas de diseño electrónico de edificios o herramientas similares.”). En ningún caso se especifica claramente la necesidad u obligatoriedad del uso de herramientas BIM o similares.

Profesionales Cualificados

Pero independientemente de la obligatoriedad o recomendaciones, la verdad ineludible es que esta transformación solo es posible si se realiza desde dentro del sector de la Arquitectura y la Edificación, y por los profesionales adecuados. Ya en el National BIM Report de 2012 de la NBS (National BIM Library del RIBA Royal Institute of British Architects) se identifican los usuarios de BIM y las profesiones vinculadas a estas:

BIM professionals

Solo las profesiones ligadas desde su formación más básica y elemental a los procesos edificatorios pueden y deben marcar las normas y standards vinculados al BIM. Estas son las recogidas en las normas europeas y nacionales, y en España de forma específica los agentes de la edificación determinados por la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación  (LOE), que determina 8 categorías de agentes, cada uno con sus obligaciones y responsabilidades:

– Promotor: decide, impulsa, programa y financia la obra.

– Proyectista: realiza los documentos de proyecto.

– Constructor: asume el compromiso de ejecutar la obra.

– Director de obra (DO): Dirige el desarrollo de la obra.

– Director de ejecución de obra (DEO): Dirige la ejecución material de la obra. Junto con el DO conforma la dirección facultativa de la obra.

– Entidades y laboratorios de control de calidad.

– Suministrador de productos

– Propietario/Usuario

De todas las categorías anteriores, los agentes con conocimientos técnicos serán Proyectista, Director de Obra, Director de Ejecución de Obra y Entidades de Control. La realidad del día a día está involucrando también al suministrador de productos desde su faceta técnica en detrimento de la puramente comercial, hasta ser un factor clave en el desarrollo de procesos BIM.

Entre estas profesiones, como técnicos competentes y con responsabilidad que estén “en posesión de la titulación académica y profesional habilitante”, se incluyen únicamente:

– Arquitecto

– Aparejador / Arquitecto técnico

– Ingeniero

– Ingeniero técnico

La creciente demanda de expertos y managers BIM solo puede nutrirse de las anteriores profesiones, pues son las que se dedican y están formadas específicamente para los procesos de diseño, ejecución y gestión de proyectos y obras. Integrar la metodología BIM en las universidades durante la formación básica del alumno acerca a este al mundo profesional en detrimento del adiestramiento en conceptos básicos teóricos. Se corresponde a una tendencia ya iniciada hace décadas en metodologías anglosajonas pero actualmente en retroceso frente a tendencias donde prima la experiencia del alumno y la participación (The university of 2020: predicting the future of higher education).

 Ernst & Young’s framework for assessing and designing a university model for the future

Ernst & Young’s framework for assessing and designing a university model for the future

Presente de la certificación BIM

En el pasado existieron diversas certificaciones de CAD Manager que aún persisten, pero de dudosa efectividad. La realidad es que la figura de CAD Manager tuvo su importancia en los inicios de esta metodología para caer en el olvido definitivamente, y siendo util unicamente para grandes oficinas técnicas, vinculadas en muchas ocasiones a grandes obras civiles o militares.

De igual forma, en la actualidad existen multitud de certificaciones de BIM manager basadas en la norma UNE ISO 17024:2012 o equivalentes (ACP, RICS, PMI, CIOB y muchísimas más sólo en España) además de las propias de cada herramienta. Actualmente tiene su demanda en las ofertas de trabajo, pero pronto caerán irremediablemente en desuso hasta su práctica desaparición.

¿Van a desparecer las certificaciones BIM?

Cuando un objetivo o característica evoluciona desde el voluntarismo o recomendación a la obligatoriedad, deja de ser un hecho diferenciador para convertirse una condición “sin equa non“. Todos los técnicos vinculados a la edificación en cualquiera de sus facetas (diseño, gestión, cuantificación, representación, etc) deberán conocer y utilizar la metodología BIM que será obligatoria, al menos en España, durante el transcurso del año 2018 (Plan Nacional BIM esBIM).

Hoja de Ruta BIM en España (www.esbim.es)

Hoja de Ruta BIM en España (www.esbim.es)

Con ello, la certificación en metodología BIM o cualquiera de sus herramientas pasará a ser una casilla del curriculum vitae del tipo “Carnet de conducir tipo B” o “Nivel de inglés B2”. Algo a ser considerado de interés para contrataciones de nivel básico, e imprescindible para otros niveles superiores.

A nivel empresarial, serán las empresas y sus trabajadores los que deban acumular estas certificaciones para poder acceder a licitaciones públicas o privadas de determinado ámbito, según cada caso, hasta ser considerado condiciones básicas como las titulaciones universitarias o los créditos formativos de cursos recibidos.

Mientras tanto, se sucederán las ofertas de certificaciones BIM de todo tipo e índole, donde acabará primando el factor económico frente a la calidad de la enseñanza, de forma a similar a como ha ocurrido con otras certificaciones. Solo prevalecerán las más demandadas por el mundo empresarial, que marca el ritmo de las contrataciones. Distinguir en la actualidad la formación de calidad de los cursos de “academia de barrio” o de los masteres estructurados como sucesiones interminables de conferencias magistrales de teóricos gurus sin experiencia BIM real, es sencillo. Basta con comprobar la relación directa entre conceptos teóricos básicos, imprescindibles y elementales combinados con grandes dosis de experiencia práctica del alumno para la elaboración de un proyecto específico BIM, evidentemente mediante el manejo de varias de herramientas.  Sin el dominio absoluto de la herramienta, es imposible alcanzar el control de la técnica.

Para fraseando a Le Corbusier  y su “Prefiero dibujar a hablar. Dibujar es más rápido, y deja menos espacio para la mentira.”, en relación al BIM sería valida la afirmación “Prefiero modelar a dibujar. Modelar en BIM es más válido, y deja menos espacio para la mentira del dibujo”.

Futuro

En un futuro inmediato las promotoras y constructoras demandarán profesionalidad BIM a sus contratas. Y en el caso de los proyectos, estos no son individuos si no empresas, en forma de estudios de arquitectura y/o ingeniería, de igual forma que en la actualidad son las constructoras las que han de estar certificadas (ISO 9001 por ejemplo).

En el caso británico y su amplio trabajo hacia la “BIMetización” de sus procesos constructivos, es ya una realidad esperada. En el nivel 2 requerido por el gobierno, ya se especifica claramente esta recomendación / obligatoriedad de certificación de empresas, no de individuos (ver BIM Level 2 Business System Certification). Entidades de control de referencia a nivel internacional ya trabajan en ello desde hace años, incluso detallando de forma detallada la certificación general por proyecto o específica por herramientas (BIM Project Consultant or BIM Specialist software provider). De esta forma, se certifica o garantiza un nivel BIM a la totalidad de los agentes participantes en un proyecto, y de forma específica los conocimientos y capacidades respecto a herramientas específicas de la metodología BIM. Si bien la primera es una calificación global de garantizar mínimos, la segunda posee mayor nivel de requerimientos y grado de aptitudes a nivel personal.

En ambos casos, la asignación de roles es esencial y viene determinado por la propia planificación a nivel empresarial, individual y de proyecto. En el caso de España, todos estos puntos están garantizados y determinados por la Ley de Ordenación de la Edificación desde hace años, que ahora deberá adaptarse a la nueva metodología BIM en todos sus aspectos.

A nivel de personas y profesionales, la tendencia es la certificación de aptitudes, no de titulaciones. De esta forma y en relación con la legislación local y las transposiciones europeas a las que nos debemos someter en los próximos meses sobre contrataciones públicas y privadas, solo cabe esperar al éxito de las iniciativas del Plan Nacional de BIM iniciado por el Ministerio en Julio de 2015 y con fecha final del 2018.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, en el acto de constitución de la Comisión para la implantación de la metodología BIM. 14 Julio 2015

La ministra de Fomento, Ana Pastor, en el acto de constitución de la Comisión para la implantación de la metodología BIM.
14 Julio 2015

Conclusiones

Ante el aumento de calidad y pericia cada vez más exigido en nuestras actividades profesionales de toda índole, solo queda la salida de la “educación permanente” de la que ya nos hablaron en 1857, basada en la vinculación permanente entre formación e investigación, fuente esta última de la innovación inherente a los procesos arquitectónicos desde el inicio de la historia.

Es responsabilidad del individuo su formación continua.

Es responsabilidad de la empresa garantizar la calidad formativa del empleado.

Y es responsabilidad de las instituciones públicas garantizar un entorno competitivo donde prime la calidad y la excelencia frente a otros criterios.

Por ello en el año 2026, en el que todas las instituciones profesionales desde Consejos superiores a Colegios profesionales hayan implementado el Visado BIM como garantía de calidad en proyectos y obras, las instituciones públicas admitan y gestionen documentación BIM para licencias y mantenimientos, las empresas constructoras hayan incorporado la metodología BIM a sus procesos como única vía de productividad y competitividad, todos seremos expertos en BIM en mayor o menor medida.

En metodología BIM las bases científicas y teóricas son ya muchas y en constante evolución, pero han de ir vinculadas a la experiencia profesional que únicamente los agentes reconocidos por la ley podemos garantizar: arquitectos, aparejadores, ingenieros e ingenieros técnicos.

El resto abstenerse, por favor.

 

 

 

Autor: Javier Alonso Madrid


Arquitecto. Director del Master BIM de la Escuela de la Edificación