Contact us now
correo@atanga.es

Liderazgo en BIM

Liderazgo en BIM

“Demasiados indios y pocos vaqueros”

(oído en BIMsummit 2015)

Probablemente te ocurra a ti también: conoces ya más BIM Managers, BIM Leaders, y BIM experts que simples usuarios de herramientas BIM.

Conocedores de procesos BIM, apenas un puñado de ellos. Profesionales de la edificación proyectando y ejecutando sus trabajos en BIM ¿hay realmente alguno?

La realidad es que en este “nuevo” mundo del BIM empieza a haber demasiadas verdades y mentiras que se confunden, y sobre todo demasiado oportunista. Haber llegado antes no garantiza absolutamente nada y podemos escuchar mil veces a quienes llevan haciendo proezas BIMicas desde los años 60 y sin embargo aún no han sido portada de Forbes ¿curioso, verdad?

Formación, formación, formación

pilot2

Sin ningún tipo de duda la conclusión permanente de jornadas de referencia es que en España falta formación al respecto. Florecen los cursos de herramientas a precios de oferta, enlatados en videos de youtube, impartidos por recién licenciados o simple aficionados al lápiz electrónico que confunden BIM con Renders y planos bonitos. ¿si hace 5 años te daba un curso de Autocad, porque no te doy ahora uno de BIM?

Afortunadamente a la vez se van elaborando concienzudamente programas formativos de referencia en dos lineas muy divergentes y sin embargo muy válidas: desde las herramientas concretas a los conceptos generales, o con visiones generales aplicadas a la práctica.

“Es la economía, idiota” +info

gold-bricks

Ya lo indicaron estos prácticos yanquis hace décadas en sus debates electorales. La auténtica ventaja competitiva del BIM es el ahorro económico.

Esta metodología disminuye drásticamente los errores y la incongruencia de datos (ay, cuantas secciones que no coinciden con las plantas), la ausencia de elementos constructivos (¿y si nunca hubieran existido los precios contradictorios?, y otros errores anacrónicos de los procesos edificatorios.

Además permite vincular los modelos geométricos a parámetros y algoritmos que optimizan la construcción, explotación y mantenimiento de los edificios; detallados constructivos muy precisos, garantizan la adecuación al entorno o soluciones formales nunca imaginadas.

Sí, además hace planos bonitos, renders espectaculares y me permite pasear por mis proyectos. Pero sólo además.

Google y promesas electorales

francismaude

Desde el renacimiento estamos reinventando los proyectos. O mejor dicho, la forma de representarlos, concebirlos y desarrollarlos. Hace décadas hubo líderes que marcaban las tendencias, pero ahora son las empresas y los políticos quienes las definen.

Autodesk pelea por re-editar su dominio del CAD en el BIM, mientras le surgen competidores imprevistos desde Google al enrome IBM.

¿Y los políticos? Desde que en el año 2011 Francis Maude anunciara sus intenciones de liderazgo en BIM, multiplican los standards (curiosa ironía) e iniciativas similares (Barcelona 2015). Sean todas bienvenidas. ¿Pero sirven realmente para algo?

Nuevos motores

El mundo ha cambiado mucho en los últimos años. Internet ha invadido la cultura y la divulgación científica, cambiando las reglas. Pero principalmente por su coste: lo gratis se impone. No se compran enciclopedias ni documentales.

Y en conjunto, se imponen las asociaciones sin ánimo de lucro como auténticos generadores de iniciativas gratuitas y altruistas que terminan por imponerse a las privadas y de pago. En España y sobre BIM tenemos el ejemplo de la iniciativa uBIM.

Son estas agrupaciones, como la Building Smart y su capitulo español , o PROBIM (asociación de Profesionales del BIM) las que determinan con sus acciones hacia donde se dirige el BIM.

Alas y ruedas

Solo con motores no vale. Se necesitan ayudas, y están también son gratis para el usuario BIM (arquitectos, aparejadores, ingenieros, etc). En ello participan los fabricantes, facilitando al “operario BIM” las bibliotecas técnicas imprescindibles para el ahorro de tiempo y especialmente la fiabilidad del trabajo global. Como en todo, hay calidad por aquí y por allá, pero hay que distinguir el polvo de la paja.

Y detrás vendrán las constructoras, que antes tenían arrinconados a sus técnicos y ajenos al proceso constructivo, pero que poco a poco van incorporando las nuevas tecnologías en la fase de obra en una carrera contra el tiempo y los errores en el que la fase de optimización del proyecto se solapa con la ejecución en obra. Benditos diagramas de planificación.

El cliente siempre tiene la razón

Pero es la economía quien rige el mercado de la edificación, desde el diseño hasta la explotación pasando por la construcción. Y por ello los inversores, quienes decidirán realmente cuando y cómo se impondrá el BIM como metodología. Eso no lo conseguirá ninguna ley, reglamento ni imposición. Si lo será (como ya está ocurriendo en España) cuando se bonifiquen las entregas de concursos en BIM, los promotores se convenzan de las virtudes y ventajas económicas y el usuario comprenda la rentabilidad de la inversión en software profesional de calidad y la formación imprescindible para saber domar tanta potencia y capacidades.

Mientras se definen las homologaciones, los standards, los reglamentos, las titulaciones y los líderes espirituales del BIM, sean todos bienvenidos. El último en salir, que cierre la puerta y apague la luz.

leaderships

Autor: Javier Alonso Madrid


Arquitecto. Director del Master BIM de la Escuela de la Edificación